Message from Fr. Riz

My Dear Parishioners,

I would like to take this opportunity to thank all of you for your continued support of our parish of St. Peter Claver through your prayers and your generous donations to help in the operation and upkeep of the church facilities and providing for the salaries of all our paid staff. These paid staff members are the people who have helped me and my associate provide services and ministries to our community and beyond. On behalf of all the parishioners of St. Peter Claver I want to express my sincere gratitude to all our hard working staff for their love and dedication to our parish community. They have been great collaborators and blessings to us priests so that as pastor and associate we can readily take on our priestly ministry in evangelizing and teaching, in giving spiritual guidance and in sanctifying the people of God through the celebration of the Sacraments.

Now, it is important that you know our current situation here in our parish community especially during this pandemic time. Because of COVID-19 our parish’s financial state has been drastically affected. Just to let you know, the source of our parish income mainly come from the people’s Sunday giving, the Christmas and Easter collections, and during the year we also have several fund raisers that generate income for us, such as Bingo, Spring Tea, and Christmas Boutique. Unfortunately, since the Lock Down Orders from the state and local governments and health authorities, our Sunday collection is down 50%, the Bingo Fund was down to 15%, and Easter collection was just one third compared to last year’s, because we could only live stream the Masses. You may ask what about the “Together in Mission” and the “Called to Renew” campaigns? The funds collected from these campaigns are designated to assist respectively the Archdiocesan needs, and to pay for the approved four projects to renew and improve our parish facilities.

Financially, we are in the red. We ended our 2019 - 2020 fiscal year with a deficit of over $200,000.00 (two hundred thousand dollars). Thanks to the PPP loan we received from the Federal government, otherwise, our deficit would have been higher than I mentioned above. Because of this shortfall and the downward trend of our parish income, I was forced to make cuts in pay, to reduce hours of work, to change the status from being salaried to being hourly, and what really hurt me most was to lay-off several employees, so that we can make it through the end of the year. Besides, we had already cut to the bare bone our day-to-day expenses.

Fortunately, we have savings for rainy days in our parish bank accounts that we can use to supplement the expenses for the time being. We also have savings in the Building Fund that we invested with the Archdiocese of Los Angeles in line with Archdiocesan Policy. Even though we have these savings, most of the funds there are restricted for specific use only.   

I am asking for your understanding and I can only hope that God will always be here for us to provide for all our needs.

Peace,
Fr. Riz

 

En Español

Mis Queridos Feligreses,

Me gustaría aprovechar esta oportunidad para agradecerles a todos por su continuo apoyo a nuestra parroquia de St. Peter Claver a través de sus oraciones y sus generosas donaciones para ayudar en el funcionamiento y mantenimiento de las instalaciones de la iglesia y para cubrir los salarios de todos nuestros empleados.  Estos empeados son las personas que me han ayudado a mí y a mi asociado a brindar servicios y ministerios a nuestra comunidad y más allá. En nombre de todos los feligreses de St. Peter Claver, quiero expresar mi más sincera gratitud a todo nuestros empeados por su amor y dedicación a nuestra comunidad parroquial. Han sido grandes colaboradores y bendiciones para nosotros los sacerdotes para que, como pastor y asociado, podamos asumir fácilmente nuestro ministerio sacerdotal en la evangelización y la enseñanza, en la orientación espiritual y en la santificación del pueblo de Dios mediante la celebración de los sacramentos.

Ahora, es importante que conozcan nuestra situación actual aquí en nuestra comunidad parroquial, especialmente durante este tiempo de pandemia. Debido a COVID-19, el estado financiero de nuestra parroquia se ha visto drásticamente afectado. Solo para informarles, la fuente de ingresos de nuestra parroquia proviene principalmente de las donaciones dominicales de la gente, las colectas de Navidad y Pascua, y durante el año también tenemos varias actividades para recaudar fondos que nos generan ingresos, como Bingo, Té de primavera y Boutique de Navidad. Desafortunadamente, desde las órdenes de permanecer en casa de los gobiernos estatales y locales y de las autoridades de salud, nuestra colecta dominical bajó un 50%, el Fondo de Bingo bajó a 15% y la colecta de Pascua fue solo un tercio en comparación con el año pasado, porque solo pudimos transmitir en vivo las misas. Puede preguntar ¿qué pasa con las campañas “Juntos en Misión” y “Llamados a Renovar”? Los fondos recaudados de estas campañas están destinados a ayudar respectivamente a las necesidades de la Arquidiócesis y a pagar los cuatro proyectos aprobados para renovar y mejorar nuestras instalaciones parroquiales.

Financieramente, estamos en números rojos. Terminamos nuestro año fiscal 2019 - 2020 con un déficit de más de $ 200,000.00 (doscientos mil dólares). Gracias al préstamo PPP que recibimos del gobierno federal, de lo contrario, nuestro déficit hubiera sido mayor de lo que mencioné anteriormente. Debido a este déficit y la tendencia a la baja de los ingresos de nuestra parroquia, me vi obligado a hacer recortes en el salario, reducir las horas de trabajo, cambiar el estado de ser asalariado a ser por hora, y lo que realmente me dolió más fue el despido de varios empleados, para que podamos llegar hasta fin de año. Además, ya habíamos reducido hasta lo máximo nuestros gastos diarios.

Afortunadamente, tenemos ahorros para los días de lluvia en las cuentas bancarias de nuestra parroquia que podemos usar para complementar los gastos por el momento. También tenemos ahorros en el Fondo de Construcción que invertimos con la Arquidiócesis de Los Ángeles de acuerdo con las reglas Arquidiocesana. Aunque tenemos estos ahorros, la mayoría de los fondos están restringidos solo para uso específico.

Le pido su comprensión y solo puedo esperar que Dios siempre esté aquí para que podamos satisfacer todas nuestras necesidades.

Paz,
Padre Riz